Una dosis de Amor, en tiempos difíciles

En ocasiones viene a nuestra mente la necesidad que atraviesan las personas que se han enfrentado a los estragos del Coronavirus, ya sea padeciendo en carne propia, algún familiar cercano o simplemente por haber perdido el empleo.
Es muy probable que esta realidad pueda conectar con la sensibilidad de cada uno de nosotros, quizá lo más difícil es conectar nuestra sensibilidad con el accionar.   Sentir hoy el deseo de ayudar y posponerlo para mañana, sería la diferencia entre bendecir o quedarse con la buena intención.

Las intensiones son buenas cuando están en nuestra mente, pero se convierten en bendiciones al llevarlas a cabo.

fin de la publicación